sábado, 29 de octubre de 2016

Rutas de la inspiración [07] - Crear

Séptima, y última parte del ensayo–cuento que trata sobre lo que motiva a los seres humanos a seguir creando, en el sentido más amplio de la palabra. Con ilustraciones de Serial Experiments Lain.

Primera parte. Desde el nuevo día
Segunda parte. Entretenimiento
Tercera parte. Suicidio funcional
Cuarta parte. Cerrar el mundo
Quinta parte. Abrir el siguiente
Sexta parte. Escalar, mutilar, arrastrar

[07] Crear


¿Una luz?

Llegamos. ¡Les dije que valdría la pena! O quizá no lo dije… y… quizá aún no parezca que efectivamente vale la pena y… quizá me haya equivocado después de todo… pero ¡hey!, vean el lado amable: estamos juntos en esto.

Nos apoyaremos y haremos uso de nuestras habilidades individuales para sacar lo mejor de esta situación como un buen equipo lo haría. Por supuesto que estamos en un lugar horrible y sinceramente dudo mucho que logremos recuperar lo que hemos perdido en el camino, pero aunque no se hayan dado cuenta, les puedo apostar que hemos ganado también muchas cosas, más incluso de las que hemos perdido, porque ¡miren a su alrededor!, todo esto es nuestra recompensa. ¿Ya olvidaron su condición de poseedores de nada en la que vivimos desde el principio de nuestros tiempos? Sí, ya sé que todo por aquí es basura apestosa, pero es nuestra basura, y ¿saben qué es lo mejor de ser dueño de tu basura…? ¡Qué puedes hacer con ella lo que te dé la gana! Podemos construir un nuevo mundo en el que nosotros seamos los reyes, podemos crear desde cero el paraíso del que fuimos exiliados tiempo atrás, y aun costándonos tanto o más de lo que hasta ahora hemos sacrificado, podemos vivir eternamente a través de lo que hemos hecho y haremos de aquí en adelante.

¿Qué es todo esto, dices? ¿Cómo diablos no lo reconocen? ¡Esto somos nosotros! Nuestro odio, resentimiento, angustia, miedo y hasta nuestras sucias fantasías sexuales están aquí. ¿No lo recuerdas, dices? Pues explóralo todo, es tuyo y tienes ese derecho, adéntrate en ello como lo has hecho tantas veces en el pasado remoto, vuelve a jugar con tus órganos de plastilina y tus recuerdos de gelatina. ¡Todo está aquí!


¡Sí, míralo!
Todo eso es parte de ti,
por lo tanto, es tuyo

Mira ahí está, ese es el momento en que te abandonaste, ¿no luce divertido desde aquí? Oh, tú te tomas muy en serio la cuestión, pues a mí y a él nos parece ridícula tu reacción, ¿no es así? Míralo de esta manera, todo eso es lo que te ha traído hasta este punto, si no hubieras elegido enfrentarte a ello en su momento, esas idiotas coincidencias ya te habrían destruido hace mucho, pero por suerte para ti yo estuve allí, te ayudé a cerrar finalmente la puerta, evitando que lo irreparable de tu condición te consumiera por completo. Deberías verlo de esa manera.

Y por allá, ¡mira!, siguen allí colgando tus intestinos del reborde de la cueva, ¡jajajaja! Es una pena que ahora mismo no sirvan para lo que fueron hechos en primer lugar, pero ¡hey!, algún nuevo uso les podremos dar estando aquí, ¿no te parece? Seguro que hacen un buen cinturón si se los trabaja debidamente. Y de aquel lado está el charco en el que viste tu reflejo, ¡mírate ahora! Todo desbaratado por fuera y con los órganos hechos puré, pero aquí eso ya no importa, éste es tu mundo y puedes afirmar que tu condición de víctima no es ya un lastre que te impide ir más allá, sino precisamente el precio que debías pagar para ponerte por fin en pie y comenzar tu verdadera andanza. Sí, todos perdimos un pie en el camino, pero ahora juntos tenemos tres, que es más de lo que teníamos cuando seguíamos separados; yo te compartiré de mi intestino y tú me compartirás de tu dolor. ¡Podemos llevarnos bien después de todo!

¡Sí! ¿Por qué no hacemos eso de una vez? Será más fácil continuar a partir de aquí si lo hacemos como uno sólo. ¿Qué porqué no lo sugerí antes, dices?, pues porque no sería igual de divertido. Ahora tenemos el sufrimiento individual de los tres a punto de juntarse finalmente en uno sólo. ¿Suena terrible, dices?, pues sí, lo es, pero llevamos tanto tiempo juntos que no será tan difícil de asimilar; si hubiéramos hecho esto al momento de encontrarnos por ven primera, nos habríamos rechazado de tal manera que nos destruiríamos entre nosotros desde adentro, y créanme que eso debe doler más, aunque seguro que antes de darnos cuenta, habríamos muerto víctimas de la agonía. Tal vez no hubiera sido una mala idea, pero ¡hey!, aquí estamos el día de hoy, listos para comenzar de nuevo. Es un lienzo en blanco con nuestro pasado como pigmento. ¡Hagamos esto juntos! ¿No quieren? ¡Pero si ya somos uno sólo! ¿O es que no sienten mi sangre correr por nuestras venas? ¡Sí, así es como se siente! Maldita sea, ya me aburrí de hablar con ustedes. Vamos a hacer algo nuevo, ¿qué les parece? … ¡Eso es!

--- FIN ---

Esperamos que hayan disfrutado la lectura, y a quienes han llegado hasta aquí, ¡Infinitas gracias!; no se preocupen, que prontamente reanudaremos las publicaciones referentes a la traducción del juego de Serial Experiments Lain, motivo original de este blog. ¡Grandes cosas vienen en camino! Sólo hay que ser pacientes…

viernes, 28 de octubre de 2016

Rutas de la inspiración [06] - Escalar, mutilar, arrastrar

Sexta, y penúltima parte del ensayo–cuento que trata sobre lo que motiva a los seres humanos a seguir creando, en el sentido más amplio de la palabra. Con ilustraciones de Serial Experiments Lain.

Primera parte. Desde el nuevo día
Segunda parte. Entretenimiento
Tercera parte. Suicidio funcional
Cuarta parte. Cerrar el mundo
Quinta parte. Abrir el siguiente

[06] Escalar, mutilar, arrastrar


¿Era esta una situación inevitable?
¿Tiene algún beneficio nuestro sufrimiento?

Jajajaja, mírense ustedes; pensar que ambos llegarían a este punto, y por las buenas. Hacen que me sienta orgulloso, aunque aun así me siguen resultando ustedes un par te estúpidos con suerte. No ha cambiado mucho realmente, y si nos ponemos a ver objetivamente la situación, esto habría pasado de igual manera, es decir ¿ustedes no creen en el destino?, bueno, quizá esa es una palabra un tanto fuerte, podríamos cambiarla por otra más sencilla: predisposición.

Sí, ustedes estaban predispuestos a llegar hasta este punto, lo que significa que existe la posibilidad de que estén también predispuestos a ser capaces de subir, pero ¡hey!, escúchenme cuando les hablo; ¿tan sincronizados están ya que quieren comenzar a emprender de una vez el ascenso? Bueno, sí, ustedes dos son la misma persona, pero hey, ¿olvidan acaso que yo también formo parte de ustedes?

¡Yo soy Superman!, ¿no lo sabían?, claro, eso no significa que sea capaz de todo, pero ¡hey!, ¿mi intuición y serenidad no son suficientes como para considerarme un súper hombre? Tú eres pasivo e improductivo y tú, hiperactivo e impulsivo, yo estoy aquí para ayudarlos; mi presencia aquí es necesaria para… ¡Hey, dejen de pelear, ustedes, par de hijos de mierda…!

¿Por qué tengo que ser el único que habla aquí? Sé bien porqué ustedes no se desprenden de su jodido mutismo selectivo, ¿pero acaso no estoy yo aquí hablando con ustedes ahora mismo?, ¿por qué no lo intentan aunque sea durante un rato?

— Cállate.

¿Qué me calle, dicen? Pero si soy el único que habla por aquí, tanto así que se ha creído que soy un narrador anónimo, y luego en primera persona. ¡Ni siquiera tengo uno de esos “—” detrás de cada uno de mis párrafos; sin mí, esta historia suya no sería! ¡Les digo que dejen de intentar trepar por ese mismo agujero!, ¿quieren escucharme por un momento? ¿Acaso creen que subir al sitio del que provienen les servirá de algo?, tienen que cavar un nuevo pozo, pero ahora desde abajo, ¿no escucharon cuando dije sería más difícil?

— ¿Y por dónde carajos quieres que subamos?

Uhm… no lo sé, pero ¡hey!, ¿qué les parece por allá? (…)


Pero con todo y el sufrimiento que te agobia;
con todo y que nada parece tener sentido;
con todo y eso, debes continuar

Día 54. He descubierto que los súper hombres también se agotan. Oh, también tengo hambre y sólo por mencionarlo, hace unas horas estuvimos a punto de morir aplastados, pero sólo perdió la pierna uno de ellos, no es para tanto. Afortunadamente recuperamos el miembro arrebatado al muchacho y hoy podremos comer algo. Los huesos restantes seguramente servirán como herramienta durante nuestro ascenso.

Día 62. La herida se ha infectado… ¡en todos nosotros!, y ni por eso este par ha abierto la boca para decir una sola palabra. Si no salimos pronto de aquí, creo que nos volveremos locos.

Día 82. Amputamos nuestras piernas para evitar que la infección se expanda más allá, desafortunadamente, la descomposición alcanzada les hace poco comestibles. Estamos perdiendo el cabello por el estrés, y ya no soporto el maldito silencio.

Día 86. Encontramos agua sucia, desconocemos su origen, pero la seguiremos, pues probablemente nos ayude a llegas a buen puerto, si bien, no podemos consumirla.

Día 90. Llegamos a lo que parece ser una alcantarilla, nos arrastramos por el hediondo sitio en busca de la salida. Intentamos atrapar a un ser viviente que por aquí pasaba, pero no tenemos energía suficiente para seguirle el ritmo.

Día 92. Atrapamos a unos pequeños ratones, con un sabor terrible, y tras vomitar más de la mitad, nos sentimos satisfechos, aunque eso sí, energías no parece que hayamos ganado tras los hechos. Seguimos adelante.

Día 93. Las ratas mayores nos han atacado, quizá por lo de ayer.

Día 96. Desconozco cuantos días han pasado realmente, los números que ocupé se basan solamente en mis horas de sueño, por cierto que he tenido muchas pesadillas, y creo que los otros dos también. No importa, lo importante aquí es que hemos llegado a la superficie. Es un lugar horrible.

------

Pronto, la séptima y última parte, titulada Crear, donde finalmente sabremos en qué concluye esta terrible historia, si bien el título puede ser un spoiler maligno; así como otras novedades respecto a la traducción del juego de Serial Experiments Lain.

jueves, 27 de octubre de 2016

Rutas de la inspiración [05] - Abre el siguiente

Quinta parte del ensayo–cuento que trata sobre lo que motiva a los seres humanos a seguir creando, en el sentido más amplio de la palabra. Con ilustraciones de Serial Experiments Lain.

Primera parte. Desde el nuevo día
Segunda parte. Entretenimiento
Tercera parte. Suicidio funcional
Cuarta parte. Cierra el mundo

[05] Abre el siguiente


¡Allá voy!
¿Allá vamos?

¿Has tomado una decisión? Mira, para empezar, a estas alturas ya no tienes demasiadas alternativas, así que tu respuesta no debería demorar mucho. Ya viste todo lo que podías ver, escuchaste lo que el mundo dijo, sentiste toda su atmósfera, saboreaste su suelo y olfateaste hasta el último de sus rincones.

¡A mí no me puedes engañar! Puedes mentirte a ti mismo todo el tiempo que quieras, pero a mí jamás me vas a engañar, porque yo soy tú; tú sólo eres mi sombra. ¡Tú no eres real! ¿No te habías dado cuenta?

— ¿Quién? (…)

Este mundo es blando, tú eres blando. Maleable como un trozo de plastilina, igual de inútil que in trozo de plastilina, pero ¡hey!, ¿no te parece que es divertido jugar con plastilina? La cantidad de cosas que puedes hacer con ella es impresionante, y aun así es inútil y perecedera, como tú.

Dame tu mano, mira, si la introduces por aquí, a través de tu costado, podrás tocar tu hígado. ¿A poco no se siente repugnante? Pero eso eres tú. ¡Sí!, tú eres repugnante, ¿o me vas a decir que tampoco estabas al tanto de eso?, mira cuán lerdo eres.

A partir de aquí, necesitarás una cuerda para continuar bajando. Nadie dijo que sería fácil, tus dedos ensangrentados no me impresionan. Pero, en un sitio como éste, ¿dónde se supone que vas a encontrar una cuerda? (…)


Ya deberías poder ver de manera diferente.
¿No has asimilado que el mundo está cambiando?

Llevas en la cama mucho tiempo; sé que te dije que no tomaras la pastilla, pero, hey, ¿nunca se te ocurrió que pude habértelo dicho por rencor? Tú fuiste quien me tuvo encerrado todo ese tiempo, no fuiste tú quien me dejó salir, y sabes, a pesar de todo, la verdad no me la pasé tan mal, pero lo que tú estás haciendo aquí tampoco parece que vaya a arreglar nada.

Sabes, no puedo estar muy lejos de ti, y es que te tengo mucho afecto, por eso regresé. Quiero protegerte, ayudarte, sabes… pero no puedo hacer nada por ti si tú no lo aceptas. ¿Tanto te disgusta esto?, podemos terminarlo si es el caso; si no quieres seguir así, sólo dímelo y yo terminaré con esto en un abrir y cerrar de ojos, o incluso menos; pero si no tomas una decisión, yo no podré hacer nada. (…)

No estarás pensando en saltar, ¿verdad? Déjame advertirte que si saltas desde esta altura, morirás. Sinceramente no me importaría micho si decides matarte aquí y ahora, pero, ¿no lo recuerdas acaso?, yo soy tú, y si te mueres yo me muero, ¿no sería eso muy triste? ¡Hey!, hemos aprendido muchas cosas el día de hoy, ¿no te parece? Sería una verdadera lástima si dejamos todo atrás así como así. A mí me gustaría poder seguir con esto durante un rato más. ¡Es divertido!, ¿no te parece? (…)

Toma tus intestinos de plastilina y ocúpalos para descender; destruye tu cabeza, la migraña está allí. ¡Sí!, asume la triste verdad, has perdido los estribos y esta realidad ya no te contiene; efectivamente has sido expulsado del paraíso y ahora convertido en un monstruo, no tienes nada e incluso así, debes ir más lejos. Naciste siendo un idiota, creciste y olvidaste tu condición hasta verte inevitablemente en el espejo y te perdiste alucinando con tu propio reflejo. Ese eres tú, y siempre lo has sido ¿lo ves?, no hay vuelta atrás, lo hecho, hecho está, y tras andar durante mucho tiempo, te diste cuenta que hacía delante tampoco podías avanzar, sino que debías comenzar a descender para por fin encontrar esa otra realidad que sólo está hecha para ti. ¡Sí!, por fin, tras haber sido segmentado violentamente, eres capaz de encontrarte a ti mismo nuevamente, aunque admitámoslo, sigues vacío y sólo has acertado a mirar en el reflejo a un sucio adefesio, ridículo e imbécil, pero ¡hey!, así es como comenzaste la primera vez, ¿no?, sólo debes volver a comenzar, pero ahora con la ventaja de haber errado ya una vez. Ya puedes volver a la superficie y comenzar a escalar. Sólo una cosa te he de advertir: subir es más difícil que bajar.

------

Pronto, la sexta parte, titulada Escalar, mutilar, arrastrar, donde cosas terribles toman lugar una tras otra. ¿Valdrá la pena?… ¿Publicar esto vale la pena?. ¡Averígüenlo ustedes mismos!

martes, 25 de octubre de 2016

Rutas de la inspiración [04] - Cierra el mundo

Cuarta parte del ensayo–cuento que trata sobre lo que motiva a los seres humanos a seguir creando, en el sentido más amplio de la palabra. Con ilustraciones de Serial Experiments Lain. ¡Vamos ya por la mitad!

Primera parte. Desde el nuevo día
Segunda parte. Entretenimiento
Tercera parte. Suicidio funcional

[04] Cierra el mundo
¿Qué es este lugar?No recuerdo haber estado aquí antes…
¡Pero qué soledad! Esto es a lo que te ha llevado tu curiosidad –la curiosidad mató al gato, dicen–, y mira a tu alrededor, ¡éste es tu premio!, este páramo es la recompensa que te llevas por aferrarte a tus preguntas estúpidas. A los niños se los perdona, pues de antemano se sabe que ellos son estúpidos, pero una persona ya “grandecita” como tú, preguntando frenéticamente como quien recién aprende a hablar, acerca de cuestiones estúpidas, no tiene lugar en ese mundo. Allá las cosas funcionan, y funcionan porque todos se encuentran ocupados haciendo que eso siga así. Es una pérdida de tiempo el frenar para ir y preguntarse nimiedades como las que no paras de vomitar desde hace ya un buen rato. Por eso te han tenido que aislar, ignorar, porque ellos no quieren que les quiten el tiempo. (…)

domingo, 23 de octubre de 2016

Rutas de la inspiración [03] - Suicidio funcional

Tercera parte del ensayo–cuento que trata sobre lo que motiva a los seres humanos a seguir creando, en el sentido más amplio de la palabra. Con ilustraciones de Serial Experiments Lain.

Primera parte. Desde el nuevo día
Segunda parte. Entretenimiento

[03] Suicidio funcional


¿Cuál es el fin de nuestras acciones?
¿Tiene algún propósito nuestra estadía en este lugar?

Los sentidos que posees son imperfectos. Todo en ti lo es. No eres capaz de todo. Sólo puedes aspirar a llevar al límite las capacidades que te son dadas. Ello sería algo fácil de asimilar si sólo tuvieras la oportunidad de conocer todo aquello que puedes controlar con tus capacidades humanas, aquello que está al alcance de tus manos, lo cual, de hecho, jamás ha sido posible.

Aun cuando hoy día puedes conocer la naturaleza de planetas lejanos, que hace algunos pocos miles de años eran el máximo misterio imaginable, resulta que más que esclarecer definitivamente tus dudas, lo único que logras con acrecentar tu conocimiento, es redirigir las preguntas en otra dirección, pero jamás poniendo un punto final siquiera a la más simple de las cuestiones posibles.

Un día, sin darte cuenta –o quizá fuera más bien un proceso lento… no lo sabrás jamás–, llegó el momento en el que te percataste de que en efecto, no eres perfecto, ni lo sabes o puedes llegar a saber todo, ni siquiera estás bien encaminado en el viaje de la historia. Te percatas de tu pequeñez e impotencia ante el poco generoso universo ante el cual, ni el más importante de entre tus pares parece tener relevancia alguna.

— ¿Y entonces porqué llegué a este lugar? ¿Qué es lo que me mantiene aquí? ¿Dónde estoy?

Es algo duro arribar en la ignorancia, y tras una relativamente prolongada existencia, descubrir que nadie te garantiza que lo sucedido hasta ahora puede llegar a tener algún sentido, propósito u objetivo, más allá de ser el casual e innecesario resultado de una infinita serie de coincidencias de entre las cuales, tu existencia es sólo un eslabón que conecta un sinfín de puntos inciertos con otros tantos, igual o más inciertos, y entre los cuáles hay tal cantidad de conexiones, que tu ausencia no significaría ninguna clase de problema para la permanencia del sistema.

El mundo y sus integrantes parecen funcionar con total armonía, sin necesidad de tener un propósito.


Y sin embargo, la vida sigue

— ¿O quizá sí lo tienen? ¿He llegado tarde y no he tenido la oportunidad de enterarme de que todos acatan a conciencia las reglas del juego? Pero, ¿por qué he sido precisamente yo aquel destinado a no enterarse de nada? ¿Es eso parte del juego…? Debe ser eso, pues de lo contrario alguien habría venido a advertirme cómo funciona todo esto en un principio… Y, ahora que lo menciono, sí que lo hicieron. Mis padres pusieron las reglas, pero aquéllas dejaron de ser vigentes tiempo atrás, porque yo las superé, las reemplacé, sin embargo, por eso mismo hoy me encuentro desnudo, desprotegido. Y por si eso fuera poco, me encuentro desorientado y vulnerable, porque al descubrir tras años de ignorancia y desinterés, que mi vida es un fenómeno que no me puedo explicar y que por mucho que sea todo lo que puedo llegar a poseer, realmente no sé nada acerca de tal incógnita…

Tras descubrir esto, te has separado del resto. Mi voz es lo único que te queda. Violaste las reglas y fuiste expulsado, si bien sigues estando en el campo de juego –pues físicamente no puedes ser eliminado sin que por ello, alguien más quebrante otra regla básica del juego–, ya no formarás parte de la dinámica. Perdiste tu lugar y ni siquiera eres capaz de decir si eso fue algo benéfico o no para ti. Ahora sólo te resta ir y buscar algo por hacer en esta situación, mientras sobrevives sin un motivo.

Intentarás todo y fracasando en casi todos los casos, quizá encuentres algo, porque para empezar, ¡no puedes hacer nada más!, pues completamente desprovisto de pistas, has de poner atención a todas las señales que tu nuevo ambiente te ofrece, pues entre esta inmensa variedad de nadas que ante tus ojos se despliega, quizá, y sólo quizá, puedas hallar algo que pueda guiar tus pasos.

------

Pronto, la cuarta parte, titulada Cierra el mundo, donde cosas extrañas comienzan a suceder; así como otras novedades respecto a la traducción del juego de Serial Experiments Lain.

lunes, 17 de octubre de 2016

Rutas de la inspiración [02] - Entretenimiento

Segunda parte del ensayo–cuento que trata sobre lo que motiva a los seres humanos a seguir creando, en el sentido más amplio de la palabra.Con ilustraciones de Serial Experiments Lain.

Primera parte. Desde el nuevo día

[02] Entretenimiento


Estás vivo, sí…
¿A qué dedicas tu tiempo?


Éste es el ataque de la obsolescencia programada; es el cruel resultado de encaminar los pasos de la sociedad al aún fuerte consumismo estúpido cuyas víctimas no son otras que aquellos en quienes se supone recae la responsabilidad de dar forma al mundo de las siguientes generaciones. En otras palabras, alguien, o un grupo de personas decidió que era una magnífica idea (por el bien de la economía o algo similar) crear una cultura de consumo capaz de mantener activo el flujo de capital en una sociedad capitalista que depende –obviamente– de dicho flujo.

Pero como todo proyecto de gran envergadura cuyo propósito es mantenerse en pie durante indefinido tiempo sin un objetivo último al que aspirar como meta final, resulta que llega un punto en el que el proyecto comienza a dictar las decisiones de las personas a su cargo en lugar de que las personas dirijan el proyecto, como en un principio se plantease.

Una idea que ciertas personas pusieron en marcha, creció al grado en que los directores de orquesta se quedaron sin partituras, obligados a improvisar un concierto cuyos músicos se negaron a concluir. El resultado es que ahora el director está atado a este cada vez más grande espectáculo que sólo tendrá fin cuando la audiencia se canse y decidan que hay que poner fin a la improvisación, tras concluir que no merece la pena prolongar más la tan decadente melodía; y así, en un rápido movimiento decisivo, se levanten todos de sus asientos, dispuestos a frenar el concierto con todos los medios que hagan falta.


¿Estás aburrido de esto?
¡Destrúyelo y comienza algo nuevo!


Pero esta orquesta toca para un público diverso, en donde efectivamente, puedes encontrar a muchos personajes ya hartos de la melodía, pero incapaces de frenarla. No les interesa y simplemente abandonan la sala uno tras otro, o permanecen allí al no saber qué otra cosa podrían tener más que esa improvisada música y no se deciden a mover un sólo dedo pues no sienten que merezca la pena.

Otros muchos, acostumbrados a la improvisación, disfrutan el espectáculo, continúan aplaudiendo y celebran su prolongada duración. Pero la gran mayoría, ni siquiera presente en la sala de conciertos –sino que escucha su música a través de cualquier medio, o simplemente a su alrededor, sin siquiera solicitarlo–, ellos (no todos, claro), para ellos es tan familiar la inacabable canción; habiendo nacido con esta melodía flotando en la atmósfera, ellos encuentran natural la música y sin siquiera saber de dónde viene, jamás se han cuestionado su origen, pertinencia, calidad o beneficio, sino que, como cualquier otro elemento cotidiano como el pavimento o el oxígeno mismo, está allí como siempre y estará allí siempre, sin que resulte remotamente necesario pensar siquiera en ello.

Vives en ese mundo y la vida tiene tantas cosas interesantes y novedosas que ofrecerte, que pensar siquiera en perder el tiempo en las banalidades de la vida cotidiana (es decir, en reflexionar acerca de su razón de ser, su repercusión en tu vida y la posibilidad de incidir en éstas), se presta una idea poco menos que absurda. ¡Inconcebible!

Pero el día de hoy te preguntas ¿por qué estoy escuchando esta música? Y entonces algo cambia. ¿Qué cambia? ¡Yo te lo diré! Escucha atentamente…

------

Pronto, la tercera parte, titulada Suicidio Funcional; así como otras novedades respecto a la traducción del juego de Serial Experiments Lain.

sábado, 15 de octubre de 2016

Rutas de la inspiración [01] - Desde el nuevo día

Ensayo–cuento que trata sobre lo que motiva a los seres humanos a seguir creando, en el sentido más amplio de la palabra —descartando si es preciso, todo lo existente, todo lo que se ha construido, a fin de comenzar de nuevo—. Con ilustraciones de Serial Experiments Lain (si bien, no trata directamente sobre la serie).

[01] Desde el nuevo día


Todo inició en un día normal y corriente

Vives en un mundo al que le da por cambiar bastante. Aunque sabes que la escala basada en la percepción humana no basta para dar cuenta de cuán realmente cambiante es el universo conocido, y aunque pueda haber gran actividad mucho más allá de los confines de tus limitadas posibilidades de razonamiento y percepción; aunque haya tanto fuera de tu alcance, basta una escala diminuta como la humana para dar cuenta de cuanto cambian las cosas alrededor tuyo.

Tu vida es brevísima tan sólo comparada con la edad de la humanidad como especie, y la influencia que ejerces en la sociedad como individuo, es apenas perceptible a los ojos de la historia. Todo es siempre nuevo y espectacular ante la idea de lo inalcanzable que es el concepto de totalidad, pues éste resulta absurdo, porque el inescrutable laberinto de las memorias –colectivas e individuales– crece a cada momento, mientras cada ser no puede sino adentrarse en un diminuto segmento de aquel laberinto del que jamás saldrá y en el cual sólo puede vagar eternamente hasta que, al modo de una estrella moribunda, se condense hasta el núcleo devorándonos consigo para luego desintegrarse finalmente, y desperdigar con ello nuestra memoria, ahora al modo de un rompecabezas cuyas piezas nacieran deterioradas y separadas por años luz todas ellas, a causa de su explosión originaria.

Es la llamada posmodernidad el extraño espacio socio-cultural en que para suerte o para desgracia, te ha tocado nacer.


Ese día, observaste las cosas desde una perspectiva diferente

Dentro de algunos años incluso los más longevos remanentes de la época pasada perecerán víctimas del tiempo, lo mismo que los últimos bastiones de la posmodernidad, quienes probablemente aún no hayan siquiera nacido. Entonces, tú te encontrarás allí [te encontrabas allí], en ese terreno donde el neoliberalismo impulsa la competitividad como altísimo valor. Quienes ya habían nacido cuando esta nueva era dio comienzo, vivieron cambios radicales (uno tras otro), a los que seguramente muchos jamás se adaptaron, porque después de todo, a escala humana, fue toda una generación –compuesta de más de mil millones de seres humanos– la que se vio sometida a la forzosa reestructuración.

Toda una vida a nivel internacional, si bien, los que nacieron ya bien instaurada esta era, ni siquiera son capaces de imaginar la magnitud de los cambios suscitados en el periodo transicional entre modernidad y posmodernidad, y sin embargo, muchos de entre las primeras generaciones nacidas posmodernas, sienten nostalgia por “los viejos tiempos”, transmitidos de diversas maneras a tales generaciones, las cuales no fueron criadas de acuerdo al paradigma en que se encontraban, y que, instruidos de manera poco coherente con los acontecimientos que en la realidad les rodeaban, entraron en conflicto y se hallaron perdidos con una educación insuficiente o al menos inapropiada para su época (producto de la renuencia de la generación anterior a aceptar el cambio).

Una nueva generación, descendiente de esta última se erige como la siguiente dominante, ya educada en la posmodernidad (no siempre con el mismo éxito, obviamente), sabe de antemano cual es la naturaleza del laberinto tan peculiar en el que se adentra.

Aunque aún sin herramientas de confianza, te aproximas a veces temeroso, a veces confiado de ti mismo, a un mundo que no parece ofrecerte muchos antecedentes útiles que te permitan avanzar con cierta seguridad por un camino que pese a tener menos paredes y puertas cerradas de las que cabría esperar, se muestra inacabado e inseguro; en el cual deberás tomar todas las herramientas que te ha dejado la experiencia reciente (tanto tuya, como de tus antepasados), e irte formando una idea del camino a recorrer, adaptando estrategias no necesariamente contemporáneas para darle forma al mundo que algún día tu generación gobernará (y la cual, algún día será reemplazada por otra).

¿Pero cuán realmente útiles y accesibles son las herramientas que la historia ha dejado a lo largo del camino? ¿Qué tan dispuesto estás a asumir la responsabilidad de ser el heredero de tan –relativamente– inmensa cultura?

------

Pronto, la segunda parte, titulada Entretenimiento; así como otras novedades respecto a la traducción del juego de Serial Experiments Lain.